Ramme son de estas cosas que te hacen pasar de cualquier sistema operativo a Linux y esta aplicación es una de las miles que Linux ofrece que te hace la vida aún más fácil, lo mejor de todo ¡es libre!, que no confundir nunca con gratuita, aunque en este caso si lo es.

Instagram ha cambiado el concepto de las redes sociales y es mi red social preferida. Lo que no me gusta es que ahora sea de Facebook, la única red social a la que no pertenezco por muchos motivos.

En Instagram subimos imágenes, compartimos las de otros, interactuamos entre todos nuestros seguidores, enviamos mensajes privados,… en definitiva, nos comunicamos. Hasta ahora necesitábamos de nuestro smartphone y estar un poco atento al dispositivo, pero con Ramme ya podemos dejar nuestro terminal a un lado mientras estamos frente al ordenador, ya que esta aplicación de escritorio la tenemos abierta y podemos consultar nuestro perfil en todo momento. Ventaja para algunos y desventaja para aquellos que perdéis demasiado tiempo en las redes sociales, según se mire.

La cuestión es, desde Ramme podemos hacer todo lo que hacíamos desde nuestro smartphone, eso sí, no podemos hacer fotografías, pero si todo lo demás. La gran ventaja es poder subir fotografías que no hemos hecho con nuestro terminal, usar programas como Gimp o Darktable para dar el aspecto que nosotros queramos, redimensionar nuestras imágenes,… y subirlas directamente a Instagram desde nuestro ordenador potenciando aún más si cabe nuestra creatividad.

Ramme se puede descargar desde Github pinchando en este enlace.