Si os hablo de Bhagwan Shri Rashnish posiblemente no sabréis de quien se trata, pero si hago mención a su otro nombre, Osho, seguramente muchos de vosotros ya sabréis de quien se trata, o al menos os suena el nombre.

Netflix estrenó el pasado 16 de marzo la docuserie de seis capítulos con una hora de duración cada uno de ellos sobre la vida de Osho y por supuesto no  me la iba a perder.

Tras el visionado de la serie, solo me quedan más que dudas sobre la emblemática figura de Osho y de sus doctrinas, y por supuesto un buen puñado de contradicciones en mi cabeza.

Wild Wild Country

Los hermanos Chapman y Maclain Way, han sido los directores que nos han contado esta historia sobre Bhagwan (Osho) y la ciudad de Rajneeshpuram. Una historia contada desde los dos lados, por los integrantes de lo que se denominó secta de los sanniansins y por el lado contrario los habitantes del condado de Wasco y las autoridades del país.

Los capítulos de esta serie documental no se centran en la filosofía del líder espiritual, más bien en todo lo que ocurrió a su alrededor y lo que dentro de la ciudad que construyeron pasó. Una historia donde Ma Anand Sheela cobra protagonismo, secretaria personal de Bhagwan, tenía todo el poder dentro de la ciudad y giró torno a su figura historias de drogas, atentados, asesinatos y escuchas ilegales, que llevaron a la ciudad de esta comuna a su desaparición.

Un documental que te acercará a la historia de la figura de Osho, pero también a lo que ocurrió en su intento por construir la ciudad de Rajnesshpuram, su gran sueño. Sacad vuestras propias conclusiones.